¿Eres el Amigo de Todos o Eres el Jefe? 5 Maneras Asertivas de Equilibrar la Amistad con el iderazgo

Afortunadamente, esas estrictas jerarquías del pasado que marcaban una barrera infranqueable entre jefes y subordinados están evolucionando en favor de una convivencia menos “vertical” y más inclusiva para todos. Hoy en día, las personas exitosas ya no aspiran a ser “jefes”, sino a ser “líderes”, y esto trae como consecuencia un cambio profundo en la manera como nos relacionamos en el entorno laboral.
Sin embargo, por esto mismo, a veces la línea entre la amistad y el mando puede tornarse borrosa y difícil de manejar, especialmente en en ambientes de trabajo colaborativos, como el coworking y las startups.
Si quieres aprender a liderar sin poner en entredicho la amistad con tus colaboradores, y viceversa, toma muy en cuenta los siguientes consejos:

 

  • Siempre respeta tu imagen de líder

 

 

    1. Está perfecto que te lleves muy bien con todos los miembros de tu proyecto, e incluso que entre ellos se cuenten algunas de tus amistades más cercanas, pero nunca olvides que tu posición de líder implica que jamás pierdas el estilo frente a ellos.

 

    1. No estamos diciendo que no puedas salir a tomar unos tragos de viernes con tu equipo, pero definitivamente queda fuera de los límites que te vean en mal estado, o diciendo y haciendo imprudencias de cualquier clase. La responsabilidad y la sensatez que proyectas dentro de la oficina debe ser congruente con lo que proyectas afuera.

 

    1. Preocúpate genuinamente por tus colaboradores

La verdadera amistad no sólo tiene que ver con divertirse dentro y fuera del espacio laboral. En realidad, lo más importante es la preocupación genuina que media entre tú y tus colaboradores.
Por ejemplo ¿sabes cuál es su situación familiar? ¿cuáles son sus metas profesionales a mediano y largo plazo? ¿si están lidiando con alguna enfermedad o algún problema? El líder expresa la amistad principalmente mediante el interés, el cuidado y el apoyo.

 

    1. No te tomes demasiadas libertades

 

Hay algunas líneas que en tu calidad de jefe, líder, mánager o como quieras llamarle, nunca debes de cruzar, por más amigos que sean. Una de ellas obviamente es la del ligue o coqueteo. Simplemente evítalo con cualquier colaborador que esté directamente bajo tu supervisión.
Otras líneas tienen que ver con no meterse demasiado en sus vidas privadas, no escudarte detrás de la amistad para dar retroalimentaciones destructivas y no llevarte de manera pesada u hostil, ni siquiera en aras de la “camaradería”.

 

    1. Trata a todos por igual en lo que respecta a lo laboral

 

Aunque seguramente vas a llevarte mucho mejor con algunos de los miembros de tu equipo que con otros, considera que siempre debes tratarlos a todos por igual en lo que respecta a lo laboral. Nunca caigas en favoritismos ni en prórrogas especiales para los que son tus amigos, y mucho menos si eso significa cargar de más trabajo a los demás.

 

    1. Transparencia y respeto por encima de todo

 

Finalmente, la clave principal para que equilibres la relación que tienes no sólo con tus subalternos, sino con todos tus compañeros de trabajo, es es que siempre mandes la transparencia y el respeto por delante en todo lo que hagas o digas. Siguiendo estos principios, la camaradería, la amistad y el liderazgo serán virtudes que lleguen de forma natural a todo tu equipo.

En VAEO queremos ver crecer tu proyecto, por eso, además de los mejores consejos de leadership y emprendimiento, ponemos al servicio de nuestros socios talleres, conferencias y eventos de networking exclusivos.