¿Cómo Dar Retroalimentación Negativa a un Colega Sin Generar un Ambiente Incómodo?

Dar retroalimentación negativa a un colega puede ser un verdadero dolor de cabeza, incluso para los líderes natos. Se trata siempre de un tema delicado porque aunque tratemos de mantener la objetividad, es muy difícil evitar que surjan emociones negativas como la ansiedad y la incertidumbre, lo que puede generar un círculo vicioso en el desempeño y en el ambiente laboral.

Sin duda, el feedback es toda una ciencia, y en ocasiones incluso es un arte sutil. La realidad es que uno sólo se vuelve un máster de la retroalimentación con la práctica, prueba y error, pero eso no significa que no existan algunos consejos probados que puedan facilitarte mucho la misión.

A continuación, siete sencillos pasos para dar un buen feedback negativo:

 

  • Comienza siempre con algo positivo

 

 

 

    1. Nunca abordes directamente la cuestión negativa. Prepara terreno señalando primero un aspecto positivo. Por ejemplo: “Tu trabajo de diseño va muy bien en general, pero quisiera que discutieramos algunos detalles relacionados con este aspecto en particular…”

Así, no transmites la idea de que todo en el desempeño de tu colaborador está mal, simplemente dejas bien establecido que hay algunas cosas que pueden mejorar, y eso es mucho menos amenazante en términos emocionales, y por tanto, es menos probable que se genere resistencia al feedback.

 

    1. Busca expresar los problemas como oportunidades de mejora

En lugar de decir “hiciste mal esto”, puedes expresarlo como “puedes mejorar mucho en esto”. Aunque en términos prácticos significa lo mismo, a nivel neurolingüístico hay una gran diferencia, pues lo primero se interpreta como un fracaso y por tanto, desmotiva. En cambio, lo segundo se presenta como una oportunidad de mejorar”, y eso surte exactamente el efecto opuesto.

 

    1. Identifica el problema en el contexto del proyecto

Para que tu colaborador comprenda exactamente lo que necesitas que cambie o que mejore, necesitas abordar el problema en relación con los objetivos de proyecto. Por ejemplo, en lugar de decir que una campaña de marketing es “poco convincente”, puede plantearlo como “la campaña de marketing no va a lograr que el público objetivo de la marca compre más, porque no está hablándoles en su idioma”.

 

    1. Comprométete con tus propias áreas de oportunidad

Si un miembro de nuestro equipo no ha tenido el desempeño esperado, es altamente probable que, al menos en parte, se deba a que quizá no fuimos lo suficientemente claros con las expectativas, no brindamos todas las herramientas necesarias o dimos cosas por sentado en un inicio. Por eso, siempre que detectes que algo del problema podría deberse a una omisión tuya, no tengas miedo de
aceptarlo y de comprometerte a cambiarlo.

 

    1. Propón soluciones prácticas

Una vez que dejes bien claro el problema, propón una solución realista y objetiva. No digas cosas genéricas como “tienes que esforzarte más en esto” o “necesitas poner más atención en esto otro”, mejor aterriza propuestas puntuales de mejora, como “propongo que experimentes de nuevo con colores más sobrios para el sitio y me presentes dos propuestas diferentes” o “¿qué te parece si replanteamos la estrategia basándonos directamente en este documento de personalidad de marca?

 

    1. Escucha lo que el otro tiene que decir

Luego de que tú propones una solución al problema, es el momento oportuno de abrir un espacio para el diálogo. Invita a tu colaborador de manera amable y franca a que te dé su opinión y sus impresiones de todo lo que le acabas de decir, y muéstrate receptivo y abierto a sus puntos de vista.

 

    1. Termina la retroalimentación con acuerdos y motivación

Finalmente, no olvides cerrar la retroalimentación con un acuerdo muy claro que establezca sin lugar a dudas o malas interpretaciones qué cambios deben hacerse, quién es responsable de qué y en qué lapso deben quedar los ajustes. Además, siempre es bueno que te muestres optimista y motivador “estoy seguro que con los ajustes que veremos el próximo viernes el proyecto va a fluir mucho mejor”.

En VAEO queremos ver crecer tu proyecto y, sobre todo, queremos que el ambiente de tu equipo de trabajo sea óptimo para que todos puedan dar lo mejor de sí. ¿Ya conoces todas las soluciones que ofrecemos para tu emprendimiento?