Oficina Sustentable: 5 Retos Ecológicos Para tu Equipo de Trabajo

La filosofía del coworking viene de la mano de una manera más versátil, amigable y eficiente de trabajar, y estos son valores que se vinculan de forma poderosa con la sustentabilidad, pues esta nueva generación no sólo quiere equilibrar mejor lo laboral con lo personal, también quiere lograrlo mientras cuida del planeta.

Por eso, hoy en VAEO te presentamos 5 retos ecológicos para tu espacio de trabajo o coworking que seguramente van a motivar muchísimo a tu equipo y a tus colegas. Pueden comenzar hoy mismo y darle un giro totalmente verde a sus actividades diarias. !A poner nuestro granito de arena!

Reto #1: Nada de desechables

El unicel y el plástico generan basura que literalmente tardará milenios (o más) en desintegrarse, y justamente de eso están hechos los platos, vasos y cubiertos desechables. Pocas cosas hay tan nocivas en términos de contaminación material, pero por desgracia aún siguen usándose mucho en oficinas.

Para dejar de consumir desechables, es importante tener un área designada en la que cada miembro del equipo pueda llevar y guardar:

  • Su taza favorita de oficina
  • Una botella rígida o termo para agua
  • Cuchara, cucharita, tenedor y cuchillo
  • Un plato extendido y uno hondo
  • Un tupper individual
  • Y te preguntarás ¿para qué es el tupper individual? Bueno, pues para las excursiones de viernes a las garnachas. Si piden para llevar, evitarán usar una charola de unicel completamente innecesaria.

    Si definitivamente no pueden evitar usar desechables de vez en cuando, opten por alternativas ecológicas de cartón o materiales orgánicos que se desintegran con facilidad. La cantidad de basura que dejaría de producir tu equipo de trabajo con esta simple acción equivale a unas cuatro bolsas jumbo llenas por año, o más.

    Reto #2: Adiós a las impresiones

    Aceptémoslo, las herramientas digitales y los dispositivos móviles hacen que las impresiones físicas resulten hoy en día un mero capricho. ¿De verdad necesitamos desperdiciar papel, tinta y energía eléctrica en imprimir ocho copias de un reporte que el equipo podría ver cómodamente en sus tablets o celulares?

    Casi siempre, mandamos archivos a la impresora por pura inercia; porque no nos tomamos el tiempo de pensar si realmente es imprescindible e incluso porque nos da flojera averiguar cómo manejar adecuadamente un documento digital.

    Si quieres ayudar a tu equipo de trabajo a que imprima mucho menos, configura una ventana emergente con una leyenda que invite a pensarlo dos veces antes de confirmar cada impresión:

    “¡Espera! ¿Realmente NECESITAS imprimir este archivo? Recuerda que ahorrar papel es salvar árboles”

    Reto #3: !A reciclar!

    Es super importante que existan contenedores de basura destinados a los diferentes tipos de desperdicios: orgánicos, papel, plástico, metal, vidrio etc. Acostumbra a tus colaboradores no sólo a generar menos basura, también a categorizarla correctamente.

    De hecho, materiales como el cartón, el aluminio o el PET incluso pueden venderse (por un precio muy simbólico, claro está) en lugares especializados una vez que has acumulado suficiente. Si tienes la posibilidad y el espacio, no dudes en invertir un poco de esfuerzo en habilitar un buen sistema de reciclaje en la oficina.

    Reto #4: Apaguen la luz, cierren el grifo

    Cuando realmente lo analizamos, resulta sorprendente y absurda la cantidad de recursos energéticos y naturales que se desperdician simplemente porque no tenemos la consciencia de apagar luces y aparatos que no estamos usando. Lo mismo sucede con el agua del grifo: a veces se nos olvidan cosas tan simples como cerrar la llave mientras nos lavamos los dientes o nos enjabonamos las manos.

    Concientiza a tu equipo. ¿Cuántos garrafones podrían llenar en un mes con el agua que desperdician? ¿cuántos kilowatts podrían ahorrar utilizando con más responsabilidad los equipos y los apagadores? Si es necesario, coloca pequeños recordatorios en lugares estratégicos. No olvides comparar las facturas de consumo antes y después de que haya iniciado el reto, para ver cuánto realmente están ahorrando.

    Reto #5: Compartir el auto o el Uber

    Las avenidas principales están retacadas de autos de cinco plazas en los que sólo viajan una o dos personas. Si nos ponemos a pensarlo, esto significa que más del 60% de la capacidad de transporte de las ciudades se desperdicia simple y llanamente porque no tenemos una cultura de compartir el auto.

    La mejor forma de hacer que tu equipo de trabajo adopte esta filosofía de movilidad es designar a un entusiasta que coordine una campaña y ayude a los colaboradores a encontrar con quién pueden compartir el transporte de forma más eficiente.

    Como puedes ver, cuando se trata de volvernos más sustentables el reto principal es superar la comodidad y el egoísmo, así como cambiar varios de nuestros malos hábitos más arraigados, pero a la larga, la satisfacción de fomentar un lugar de trabajo más ecológico es algo que mantendrá motivados y felices a los integrantes de tu equipo.