5 Actitudes Tóxicas en el Coworking que Debes Evitar

¿Coworking? !Sí por favor! Es una manera de trabajar moderna, eficiente y divertida que se adapta a tu estilo de vida freelance o a las necesidades de tu emprendimiento. Pero eso seguramente ya lo sabes.

Por eso, hoy en el blog de VAEO no vamos a enfocarnos a las muchísimas ventajas que tiene este modelo laboral, sino a cinco actitudes super tóxicas que pueden surgir en la dinámica del coworking si no tenemos cuidado y consideración por los demás.

Evita caer en estos errores frecuentes y tanto tú como tus colaboradores y compañeros podrán mantener un espacio de trabajo saludable y amigable para todos.

!Toma nota!

  1. Olvidar que se trata de un espacio profesional de trabajo
  2. Como el coworking carece de la solemnidad y los rígidos códigos de comportamiento y etiqueta que caracterizan a las oficinas tradicionales, a veces pasa que la línea que divide lo “ameno” de lo “prudente” es algo borrosa. Claro, no hay problema si dedicas un poco de tiempo a jugar con el futbolito o si te quedas un rato platicando con colegas en el área de café !para eso son! pero por favor, no caigas en estas actitudes:

    • Ligar o coquetear con tus coworkers: Suena tentador, pero todos estamos ocupados en otras cosas y lo mejor es mantener el espacio común de trabajo libre de dramas amorosos.
    • Intoxicarte: incluye beber en el espacio de trabajo, consumir drogas o presentarse con cualquier alteración de la consciencia.
    • Ser demasiado escandaloso: Si quieres escuchar música está perfecto, pero usa audífonos. También evita platicar demasiado alto con tus compañeros, y hazlo siempre en las zonas designadas para la convivencia.
    • Robar el tiempo de los demás: Las charlas eternas y los chistes cada cinco minutos no te hacen el más popular, sino el más temible, porque robas tiempo de trabajo valioso.
    • Ensuciar: Nada de dejar basura en tu cubículo o manchas de comida o café. Que el espacio cuente con personal de intendencia no implica que olvidemos nuestra educación.
    • Vender productos por catálogo: Avon, tupperware, zapatos, joyería, tandas… no sólo distraen a tus colaboradores, aparte te hacen quedar muy mal al más puro estilo “godinez”.

  3. Imponer jerarquías (o pasarlas del todo por alto)
  4. Tan tóxico es que quieras que te rindan pleitesías como jefe, como que quieras ser el amigo de todos o pretendas tratar de forma igualada a colaboradores que tienen una posición de mando superior a la tuya.

    En el coworking procuramos que las jerarquías no sean una fuente de ansiedad o división entre los compañeros, pero no por eso las ignoramos en su totalidad. Todo en su justo lugar, sobre todo cuando estás trabajando en proyectos en equipo.

  5. Presionar a los demás para que entren a tus proyectos
  6. Puede que tengas entre manos un emprendimiento fabuloso, pero que tengas un diseñador o un experto en marketing en el cubículo de junto no significa que tengan que darte consultoría gratis ni mucho menos subirse al barco de tu proyecto sólo porque trabajan en el mismo espacio.

    Si quieres sumar colegas de tu coworking, acércate con profesionalidad a ellos, asume que cualquier consultoría o servicio tendrá un costo y no te ofendas si te dicen que no les interesa o por el momento no tienen tiempo. Justo como a ti te gustaría que te trataran.

  7. Presionar a los demás para que te inviten a sus proyectos
  8. Lo mismo aplica en sentido inverso. Puede que te mueras de ganas de sumarte al proyecto de al lado, y además tengas el tiempo y las habilidades necesarias, pero no te auto invites y mucho menos presiones. Busca al líder del proyecto, hazle saber tu propuesta y deja que ellos te busquen cuando así lo necesiten.

  9. Acaparar todos los recursos
  10. El ancho de banda, las salas de juntas, las amenidades, las impresoras y hasta la cafetera son recursos compartidos que deben utilizarse con mesura y pensando siempre en los demás. No acapares ningún espacio o recurso como si fuera exclusivamente tuyo o de tu equipo , y si vas a necesitar doscientos millones de gigas para subir o bajar archivos de la nube, procura asegurarte de que puedes hacerlo sin problemas técnicos, o en un horario en que no entorpezcas el trabajo de los demás.

    Seguro ya identificaste a ese coworker que cae en alguna de estas actitudes tóxicas. Probablemente lo hace sin mala intensión, pero no está de más que compartas con él o ella este artículo… sutilmente.