Finanzas básicas para emprendedores.

Todos sabemos que las finanzas son básicas cuando se empieza a emprender, y de hecho te sorprendería saber el número de emprendedores que inician sus negocios sin haber hecho sus tan siquiera los cálculos mínimos. En esta ocasión te damos un par de tips que podrían ayudarte a llevar la contabilidad y las finanzas de la manera correcta, junto con un link a descargas de decenas de «machotes» en excel que te ayudarán a llevar un mejor registro de tus gastos y facilitarte la contabilidad en tu oficina.

No basta con tener una gran idea de negocio. Hay emprendedores con grandes proyectos que no saben cómo llevarlos al destino final: el consumidor. Para poner en marcha una empresa, necesitas una idea innovadora, un mercado dispuesto a pagar por ella y analizar si lo que obtendrás compensará todos tus esfuerzos.

Consulta con un contador tus obligaciones fiscales. Debes tener muy claro los impuestos a pagar, el régimen de incorporación fiscal, los gastos deducibles, etcétera. Esto evitará multas de Hacienda que perjudiquen tu negocio.

No olvides desarrollar tres habilidades: trabajar, vender y cobrar. Si te desempeñas muy bien pero no sabes cuánto vale tu trabajo, probablemente no seas rentable. Aun si realizas de manera excelente las dos primeras tareas, tu negocio se puede estancar.

Ten en cuenta el costo de distribución. Al calcular el precio de tus productos no consideres sólo cuánto cuesta fabricarlos, también incluye todo lo que debes invertir en hacerlos llegar a tus clientes.

“Echa números”. Llevar la contabilidad es básico: haz dos columnas en las que apuntes ingresos y gastos para asegurarte de llegar a fin de mes y de tener suficiente dinero para operar. Con este control sabrás en cuánto tiempo recuperarás tu inversión.

Guarda un fondo de emergencia. Es recomendable que cualquier trabajador tenga un fondo de entre tres y seis meses de salario para cubrir eventuales emergencias. Como emprendedor, esfuérzate por acercarte a los seis meses de ingresos como reserva, porque tendrás más gastos imprevistos que un trabajador normal.

Separa tus cuentas de las de tu empresa. Si no lo haces, puede ser que alimentes a la empresa sin saberlo y nunca sabrás cuánto te reditúa tu negocio realmente. Y, a la inversa, sacar dinero de la caja puede echar a perder una empresa solvente.

Cuida tus deudas personales. No te endeudes con una tarjeta de crédito personal para dar liquidez a tu empresa. Es mejor levantar capital y, a medida que avanzas, pedir un crédito bancario.

Limita tus gastos de operación Cuando empiezas a ganar dinero como emprendedor, muy probablemente te den ganas de invertir en esa computadora que tanto te gusta, o en rentar las oficinas de lujo donde siempre habías soñado trabajar, o incluso contratar a más personas. Sin embargo ten en cuenta que parte importante de tu trabajo de emprendedor es administrar tus ganancias. Recuerda que siempre es más fácil crecer, que hacerte más pequeño. Si te decides por rentar esa oficina que siempre has querido, te estarás «atando» a contratos y plazos de mínimo 6 meses, teniendo la oportunidad de rentar un espacio de coworking o una oficina compartida ahorrándote una fuerte inversión inicial y sin atarte a contratos tan fuertes como los harías en una oficina común.

Otro ejemplo de la dificultad de crecer es cuando decides contratar a más personas; si por alguna razón tuvieras que hacer un recorte de personal, los costos de liquidación de tus empleados serían muy altos. Mejor intenta (al menos momentáneamente) contratar sobre proyecto o tercerizar servicios.

De nuevo, siempre es más fácil crecer, que hacer tu negocio más pequeño.

No seas mal jefe contigo mismo. Muchos emprendedores deciden abrir su propia empresa hartos de trabajar por cuenta ajena, pero no se permiten vacaciones ni tregua. Prestaciones como el ahorro para el retiro, el aguinaldo y el seguro de gastos médicos te brindarán mayor calidad de vida.

Ayúdate de programas de software Sólo un consejo; antes de contratar un programa de software, te recomendamos llevar tu contabilidad en Excel (al menos por un breve lapso), ya que eso te permitirá saber qué indicadores son los más importantes en tus finanzas, pero además entenderás mucho más el proceso que lleva cada parte de tu contabilidad y tendrás la certeza que el sistema contable que contrates, será el que mejor se ajuste a tus necesidades.

Si quieres empezar a llevar la contabilidad administrativa de tu empresa, puedes descargar y elegir entre 150 machotes en excel listos para usarse directamente desde NegociosyEmprendimiento.org

Fuentes:
SantanderPyme
NegociosyEmprendimiento.org