Los 6 mitos más frecuentes de las oficinas virtuales

Las oficinas virtuales y el coworking no se salvan de los mitos fuera de contexto que se construyen alrededor de cualquier cosa que esté marcando tendencia. Estas falsas creencias derivan de la desconfianza y de la inercia de los esquemas laborales tradicionales que todavía permean nuestro paradigma sobre lo que debe ser y no un espacio de trabajo.

Pero la realidad es que dichos mitos no han impedido que las oficinas virtuales y el esquema de coworking alcancen cada día a más personas que buscan un equilibrio saludable entre su vida personal y profesional. Si eres uno de esos emprendedores, trabajadores independientes, o estás buscando convertirte en uno, quizá te haya desmotivado alguna de las falsas creencias que existen alrededor de este negocio. Hoy te diremos cuáles son las más frecuentes y analizaremos la realidad desde un punto de vista informado y objetivo.

No proyectan seriedad y profesionalismo
Muchas personas creen que no tener oficina propia indica que un negocio no es lo suficientemente próspero como para permitirse una. Independientemente de la economía inicial de tu emprendimiento, y de que ahorrar en gastos superfluos siempre es una buena idea, la realidad es que las oficinas virtuales no tienen letreros que dicen “esta es una oficina virtual”, ni mucho menos.
Están expresamente diseñadas para que goces de absolutamente todas las ventajas que te daría una oficina propia perfectamente equipada y bien decorada, sin que tengas que pagar los sobre costos.

Es más difícil organizarse
En nuestra representación mental del trabajo, la oficina es el espacio físico que envuelve el resto de las herramientas de organización y de administración de un negocio. Pero esa representación quedó un poco obsoleta con el advenimiento de las nuevas tecnologías, el Internet y los dispositivos móviles. Son las herramientas digitales de las que dispongas las que determinarán el nivel de organización de todo lo relacionado al flujo de trabajo, no el lugar en sí.

Cada quién hará lo que quiera
Este es un mito que no es un mito. Efectivamente, las personas que trabajan en esquema de coworking o trabajo remoto hacen exactamente lo que quieren con su tiempo. El error está en pensar eso está mal, o que no incluye trabajar para cumplir los objetivos en tiempo y forma. Las personas que no están motivadas procrastinan y hacen mal las cosas trabajen donde trabajen, cuenten o no con horarios flexibles.

Pero una cosa sí está comprobada, es más fácil que las personas autogestionen sus actividades adecuadamente si se les trata como elementos responsables y capaces de tomar decisiones por su cuenta, y se les brinda un ambiente flexible y amigable con sus aspiraciones personales y su estilo de vida.

Sólo sirven para un determinado tipo de empresas
Tampoco falta quien opine que eso de las oficinas virtuales y el coworking sólo aplica para startups digitales y grupos de soñadores independientes que acaban de salir de la universidad. Pero una oficina virtual es una herramienta tan versátil que puede adaptarse a una gran cantidad de empresas y modelos de trabajo distintos. Cualquier equipo de trabajo que pueda realizar la mayoría de sus actividades de forma remota, también puede adaptarse bien a una oficina virtual.

El factor social se ve afectado
Tal vez eso de recluirnos a trabajar en casa no sea lo más saludable desde el punto de vista de la salud psicosocial. Pero nadie dijo que una oficina virtual no integre espacios adecuados para la convivencia y para que tu equipo se despeje y hasta se divierta un poco.

Está comprobado que las personas que trabajan en lugares de coworking sienten que sus interacciones sociales son más satisfactorias, genuinas y trascendentales, porque no están obligadas a repetirlas diariamente ni hay una inflexible pirámide jerárquica que las determine.

La gente no es igual de productiva
Definitivamente, este es otro mito que no es un mito. Las personas que trabajan de manera remota o en coworking suelen tener una productividad muy diferente: es mucho más elevada y además está enfocada a objetivos.

Las personas que so obligadas a trabajar de nueve a seis cinco días a la semana, desarrollan una impresionante capacidad para perder el tiempo, “hacer como que hacen”, o gastar su energía en actividades que no son urgentes ni asertivas.

En VAEO, queremos un México con más trabajadores felices, independientes y autogestionados. Nuestro compromiso no sólo se fundamenta en las cientos de ventajas financieras que una oficina virtual puede brindarle a tu negocio, también en el impacto positivo que un cambio en nuestra mentalidad laboral puede acarrear para todos.